Mark Webber y el retiro del guerrero

Kia Seltos

Porsche Team: Mark Webber

Desde 1991 todo en la vida del australiano Mark Webber ha estado dedicado a la competición. Karting, Fórmula Ford, Fórmula 3, Fórmula 3000, 215 Grandes Premios de Fórmula 1, entre los que se incluyen nueve victorias y 42 podios. En 2013 encontró su casa en Porsche. Enseguida, en 2015, se convirtió en campeón del mundo de Resistencia FIA, un título por el que peleó duro junto a Timo Bernhard y Brendon Hartley con el prototipo 919 Hybrid. Pero 2016 marca un año de cambios en la vida del popular australiano. A principios de este verano se casó con Ann, su compañera durante largos años; el 27 de agosto cumplió los 40 y, a finales de la temporada, se retirará de la competición profesional para asumir su nuevo papel como representante especial y consultor de la casa de Stuttgart.

Webber es un hombre sencillo y honesto consigo mismo. En su libro Aussie Grit (Resistencia Australiana): Mi Viaje por la Fórmula 1, publicado en 2015, da una visión profunda de su carrera. Abandona su hogar en Queanbeyan, en Nueva Gales del Sur (Australia), a los 19 años de edad, con un objetivo claro: avanzar en su carrera como piloto en Inglaterra. Él era uno de tantos, uno de esos sin patrocinadores, pero con un talento natural. Ganó el prestigioso Festival de Fórmula Ford, en Brands Hatch, y participó en Fórmula 3 y en Fórmula 3000.

Después le propusieron unirse al programa deportivo de Mercedes. La carrera de las 24 Horas de Le Mans debía ser el punto culminante de la temporada 1999. El coche y el equipo estaban considerados favoritos. Pero la aerodinámica del vehículo se hallaba en el filo de la navaja. El prototipo de Webber dio una voltereta hacia atrás en la sesión de clasificación y otra vez en el warm-up. Él salió ileso de los dos dramáticos golpes, pero su carrera parecía haber perdido fuelle. Sin embargo, la suerte cambió con una exitosa prueba en Fórmula 1 para el equipo Benetton, que le garantizó un puesto de probador y piloto reserva en 2001.

1419320385619-817643619_mark_webber-_preparation

El debut de Webber en Fórmula 1 fue memorable: acabó quinto en 2002 en el Gran Premio de su casa, en Melbourne, con un Minardi claramente en inferioridad de condiciones. En 2005 consiguió su primer podio con el antiguo equipo BMW WilliamsF1. Y, por fin, celebró su primer triunfo en F.1 en el Gran Premio de Alemania de 2009, con Red Bull Racing, después de 131 Grandes Premios disputados. En 2010 y 2012 ganó el Gran Premio de Mónaco.

Después de 15 años, fue un Webber más mayor y maduro el que regresó a La Sarthe, en 2014. Su accidentada experiencia de 1999 parecía quedar lejos, pero la más deseada victoria continuaba resistiéndose: en 2014, mientras pilotaba en la segunda posición a sólo dos horas de terminar, una avería en el sistema de propulsión hizo añicos el sueño.

En 2015 el 919 que compartía de nuevo con Timo Bernhard y Brendon Hartley rodaba líder durante el primer tercio de la prueba, pero una penalización les hizo retroceder varios puestos. Luego, el trío se lanzó a la carga y alcanzaron la segunda plaza. En 2016 fue una bomba de agua dañada la que evitó que él y sus compañeros de equipo ganaran Le Mans.

Porsche 919 Hybrid, Porsche Team: Timo Bernhard, Brendon Hartley, Mark Webber

El mayor triunfo se consiguió en la angustiosa última carrera de la temporada, en noviembre de 2015, en Barhein: las dos palancas del acelerador se rompieron y quedó bloqueado a tope. El 919 sólo fue capaz de terminar la carrera gracias al increíble apoyo de los ingenieros desde la distancia y a una sensibilidad del piloto que parecía sobrehumana. La corona estaba en juego. “Haber logrado mi primer título de campeón del mundo con Timo, Brendon y Porsche significa mucho para mí”, comenta Webber, que nunca habla de esta hazaña sin nombrar a sus compañeros de equipo.

Lo que no es nuevo es la afinidad que tiene con Porsche. De adolescente condujo un 911, prestado por un amigo, y cuando se compró su primer Porsche se fue directo a un Turbo. Hoy su colección incluye un 918 Spyder, un 911 R, un GT3 RS (991), un 911 GT2 RS (997), un 911 GT3 RS 4.0, un 356 Cabriolet de 1954 y un 2.7 Carrera de 1974.

[sam_pro id=”0_1″ codes=”true”]

Tags
Ads
Sil Fitness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker