Gabriel Rodrigo: Esperanza celeste y blanca en el GP argentino

El piloto hispano argentino llega a Termas de Río Hondo con el objetivo de ser protagonista en la categoría Moto3.

Kia Seltos

Sin dudas, la temporada 2019 es significativa para Gabriel Rodrigo, el piloto hispano argentino que corre en la categoría Moto3 del Mundial de Motociclismo. Es que desde este año forma parte del Kommerling Gresini, uno de los equipos más importantes de la división promocional.

El arranque de Gabri no fue del todo bueno. Justo antes de la apertura del torneo en Qatar sufrió un accidente que terminó con su clavícula fracturada. Se operó inmediatamente y a los pocos días ya estaba en Losail arriba de su moto.

Gabriel Rodrigo: Esperanza celeste y blanca en el GP argentinoTerminó quinto el segundo entrenamiento, clasificó 12º y desde esa posición inició la carrera. Cruzó la meta en el 15º lugar, mucho para alguien que siete días antes había sido intervenido quirúrgicamente.

Las semanas que separaron las dos fechas iniciales del campeonato le vinieron perfecto al piloto de 22 años para seguir con su recuperación y llegar en mejores condiciones al Circuito Internacional del Termas de Río Hondo.

El buen medio mecánico y la experiencia que ya tiene Rodrigo en Moto3 permiten augurarle una buena actuación en una pista que ya el año pasado lo trató muy bien al terminar noveno tras partir tercero.

Aunque para muchos su “patriotismo” parece prefabricado y hasta oportunista, este hijo de un argentino y una uruguaya, insiste en que tiene a la Argentina en el corazón pese a haber nacido en Barcelona. Sus palabras son abaladas en los tonos de su casco y de su moto. En ambos sobresalen los tonos celeste y blanco pese a tener patrocinadores europeos y carecer del apoyo financiero del país al que ama representar.

 

Tags
Ads
Patronelli 728×90

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker