“Enzo Ferrari definía a Carlos Reutemann como atormentado y tormentoso”

Así lo aseguró Giorgio Ferri, asistente de Il Commendatore, en una entrevista a Infobae.

Chevrolet Tracker Lanzamiento

Sobre Enzo Ferrari se han dicho y escrito muchísimas cosas. Y no es para menos ya que es una de las legendas del automovilismo y la industria automotriz. Siempre se lo ha calificado como un tipo difícil y enamorado del emporio que había creado. Eso queda ahora reflejado con las palabras de Giorgio Ferri, quien durante muchos años fue asistente de Il Commendatore. En una entrevista publicada en Infobae, realizada por el colega Darío Coronel, Ferri ahonda más en la personalidad de El Drake y pone claridad a algunos momentos históricos de la marca italiana.

“Es muy difícil hablar de Enzo Ferrari porque hubo dos personalidades: una en los primeros años, cuando era una persona muy dura, entre 1940 y 1970. Luego fue una persona dulce que se dejaba aconsejar. Tuvo una inteligencia superior a cualquier persona y una memoria formidable. Siempre pensaba en el futuro”, explicó Ferri.

Giorgio Ferri acompañó a Enzo Ferrari hasta sus últimos días.

No obstante, el ex asistente aclara que para lograr un objetivo “era capaz de sacrificar, inclusive, a quien había dado una vida entera por la Ferrari”. Y para eso puso como ejemplo que le sucedió a Mauro Forghieri, quien durante dos décadas estuvo a cargo del área deportiva y a quien cambió cuando las victorias en la Fórmula 1 comenzaron a escasear.

Respecto a la relación entre Don Enzo y sus pilotos, Ferri comentó: “Ferrari pensaba siempre en su auto. Él me pedía que le grabara las carreras para ver a los pilotos. Tenía su teoría: pagar poco. Y le gustaba descubrir talentos como Niki Lauda, que se lo señaló Clay Regazzoni; Gilles Villeneuve, que venía de las motos de nieve, u otros, como John Surtees (campeón mundial de motociclismo) y Lorenzo Bandini. Él quería demostrar que el que ganaba era su auto y no el piloto. Que sea un 50 por ciento del piloto y un 50 por ciento del auto. El único que tuvo un contrato alto fue Jody Scheckter”.

Niki Lauda
Niki Lauda, uno de los jóvenes a los que Enzo Ferrari le confió sus autos.

En ese contexto, Ferri recordó lo que opinaba sobre Carlos Alberto Reutemann, que corrió para la Scuderia entre 1976 y 1978. “Enzo Ferrari siempre lo definía como atormentado y tormentoso. Él se atormentaba internamente y dudaba sobre todo. Carlos era un piloto muy, muy, veloz, pero él siempre corrió el auto que venció un año después. Se fue de Ferrari y en 1979, Jody (Scheckter) venció. Pasó en Lotus y en Williams. Fue un gran piloto, pero no dio su salto de calidad por su temor, por su no agresividad. Me acuerdo que Mauro Forghieri (director del equipo) le gritaba y le preguntaba: ‘¿Cómo querés el auto?’. Era indeciso en todo”.

El ex secretario de Ferrari confesó que su jefe alguna vez intentó traer para su equipo a Jim Clark y Stirling Moss y hasta que tuvo reuniones con un joven Ayrton Senna. Sobre las tratativas con el brasileño indicó: “Senna fue a la casa de Enzo Ferrari en Módena cuando corría con Toleman… Pero después sus colaboradores dijeron que (Senna) costaba demasiado y no pasó nada. Senna después volvió a Ferrari y tuvo un encuentro, con Cesare Fiorio (en ese momento jefe del equipo), en 1990; pero se dio el contraste con la Fiat por el dinero. De ese encuentro (de Senna con Enzo Ferrari) nos enteramos después por el chofer de Ferrari. En su casa estuvieron él (Ferrari) y su hijo Piero. Fue una reunión muy reservada”.

Enzo Ferrari en su oficina de Maranello.

Ferri también revelo datos poco conocidos de las negociaciones que en su momento tuvieron Ferrari y Ford. “Llegó un momento en el que Enzo se dio cuenta de que su negocio, su taller, necesitaba un socio, porque estaba creciendo demasiado. Él era muy italiano. En su agenda, en la parte final, tenía un pañuelo con la bandera italiana. Lo que nosotros siempre hemos pensado es que Ferrari, utilizando a Ford, estimuló a Fiat y a Agnelli (dueño de esa marca). Las tratativas con Ford se iniciaron en la primavera de 1963. Vinieron técnicos americanos para evaluar los valores de la fábrica. Se hizo un precontrato con dos sociedades: una se llamaba Ferrari-Ford, que era para la parte deportiva y de las carreras, y otra se llamaba Ford-Ferrari, para la producción industrial”, recordó.

“En una de las 30 páginas del precontrato, Ferrari vio, en la parte deportiva, una frase muy importante que decía que ‘Ferrari tenía el poder en la gestión deportiva, pero si superaba el presupuesto de 450 millones de liras al año, debía pedir autorización a Ford’. Cuando (Enzo) leyó eso, escribió con su lapicera violeta ‘no estamos de acuerdo’. Rompió el contrato y al día siguiente echó a los americanos. Cuando le vendió la fábrica a Fiat en 1969, dejó de usar en su traje un prendedor con el Cavallino de Ferrari porque entendió que la empresa dejó de ser toda suya”, afirmó.

Ferri también recordó los últimos días de Ferrari, quien falleció el 14 de agosto de 1988: “Estaba con el tratamiento de diálisis en sus últimos días, y él se lamentaba mucho de eso. Decía: ‘Déjenme morir tranquilo’, porque la diálisis para él era muy fuerte, y no estaba muy bien. ‘Déjenme en paz, ustedes se tienen que olvidar de mí’, decía siempre…”

Ads
Patronelli MotorStore 728×90

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios