Eau Rouge: Una curva solo para valientes

Es el sector más emblemático del circuito de Spa-Francorchamps. Allí los Fórmula 1 llegan a más de 320 km/h.

Este fin de semana la Fórmula 1 vuelve a la acción en el circuito de Spa-Francorchamps, escenario del Gran Premio de Bélgica. Con siete kilómetros de extensión es la pista más larga del calendario y, además, tiene uno de los sectores más famosos: Eau Rouge.

Eau Rouge
Foto: Sam Bloxham / LAT Images.

Esa zona está formada por una curva a la izquierda en descenso y otra en ascenso que va de derecha a izquierda y que se conoce como Raidillon, que significa rampa. “Cuando llegas a Eau Rouge es como estar volando bajo y, de repente, encontrarte con una montaña de frente”, describió alguna vez el alemán Michael Schumacher.

Los F.1 transitan esta especie de “ese” veloz a más de 320 km/h y, consecuentemente, el más mínimo error termina en un fuerte golpe. De eso pueden dar fe el italiano Alex Zanardi, que destrozó su Lotus en 1993; y el canadiense Jacques Villeneuve, que hizo lo propio con su BAR en la edición 1999 del GP belga.

Eau Rouge
Foto: Jerry Andre / LAT Images.

Pero no todos los incidentes que ocurrieron allí terminaron en un gran susto. De hecho, la fama de esta variante también se debe a la gran cantidad de accidentes fatales como los del alemán Stefan Bellof, en los 1.000 Kilómetros de Sport Prototipo de 1985; o el belga Guy Renard en las 24 Horas de 1990.

Si bien Eau Rouge significa agua roja y el nombre se debe a que en las cercanías hay un riachuelo de un tono rojizo porque es rico en hierro, algunos aseguran que la denominación en verdad es por esos pilotos que dejaron su vida en su intento de hacer las curvas a fondo.

Eau Rouge
Foto: Sam Bloxham / LAT Images.

Más allá de todo esto, se trata de una zona crucial para ganar tiempo. El finlandés Mika Hakkinen, por ejemplo, la hizo sin soltar el pie del acelerador de su McLaren cuando le ganó la competencia a Schumacher en el GP de 2000. “Pensé que el auto iba a estallar porque eso lo puede hacer en la clasificación, pero no en la carrera porque todos los elementos están más desgastados”, confesó.

La acción temeraria de Hakkinen le permitió conseguir mayor velocidad al final de la recta Kemmel, que es la que le sigue a Eau Rouge y a Raidillon, y superar en una misma maniobra a Schumi, que corría para Ferrari, y al brasileño Ricardo Zonta (BAR), que venía rezagado.

Por cuestiones de seguridad Eau Rouge cambió varias veces, aunque desde 2010 se mantiene tal y como se la conoce en la actualidad. Si bien hay pilotos que afirman que ahora no es tan complicada porque es más fácil hacerla a fondo, su fama sigue intacta.

Tags
Ads
DFD Media 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker