Historia

Ford Mustang: la historia de su icónico logo

Diseñado por Phil Clark, su imagen se ha mantenido a lo largo de los años y solo se le han hecho algunas modificaciones para hacerlo más nítido y estilizado.

¡Automundo también en GOOGLE NEWS!

El logotipo es una pieza fundamental para cualquier empresa o producto porque transmite la imagen de la marca y la ayuda a construir una identidad con la que los usuarios la reconocerán a lo largo del tiempo. Dentro de la industria automotriz, por ejemplo, uno de los emblemas más relevantes es el del Mustang.

Fue en 1964 cuando Ford eligió el diseño que se convertiría en una leyenda y que representaría al pony car más famoso de todos los tiempos.

Logo Mustang

Para su prelanzamiento, Ford había pensado en otros nombres como Cougar (puma en inglés), incluso en estas primeras versiones se había hecho un logo de ese animal. Después aparecieron otras opciones como Allegro, Torino y Avanti, pero finalmente se eligió el nombre que todos conocemos ahora.

Existen varias versiones de por qué Mustang fue el ganador, las principales nos llevan a la forma en la que se conocía a los caballos salvajes de Norteamérica y al icónico avión North American Aircraft P-51 Mustang.

 

Una vez que se eligió el nombre, la firma debía hacer un logo igual de poderoso para empezar a marcar la historia de este icónico muscle car. El famoso caballo que hoy conocemos fue diseñado por Phil Clark, su imagen se ha mantenido a lo largo de los años y solo se le han hecho algunas modificaciones para hacerlo más nítido y estilizado.

Logo Mustang

En el libro “The Man Behind the Pony Series, Findig My Father”, Holy Clark, la hija del diseñador de la firma del óvalo azul, cuenta que su padre era diestro, por lo que naturalmente dibujó todos sus borradores de izquierda a derecha, con el caballo mirando hacia la izquierda.

Sin embargo, muchas versiones de la historia también mencionan que la razón por la que el caballo se encuentra en esa posición es porque el mustang es un animal salvaje y debía de ir del lado opuesto de lo que usualmente se conoce.

Los mustangs fueron caballos que corrían por las grandes llanuras de Norteamérica, libres y sin ataduras ni frenos que los detuvieran, tal y como es la esencia de Ford Mustang desde sus inicios, ofreciendo libertad y potencia a todos aquellos que disfrutan de la velocidad.

Estos animales se convirtieron en un ícono desde hace muchos años, pero fue el caballo de la parrilla de los Mustangs el que ha dado la vuelta alrededor del mundo.  Ahora, en su versión eléctrica, estos ponis siguen siendo pieza clave del legado, pero ahora con una ligera adaptación que hace referencia a la era de la electrificación.

Contenido patrocinado
Ads

Automundo

Automundo es el blog sobre noticias de la industria automotriz, el deporte motor y la cultura fierrera. Director: Diego Durruty.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Los anuncios financian nuestro contenido. Considere apoyarnos mediante la inclusión de Automundo en la lista blanca. Solo toma un segundo, es fácil de hacer y no le costará nada. Apreciaríamos su apoyo y gracias por su visita.