Turismo Carretera

El autódromo de Buenos Aires y el TC, un romance que comenzó hace 70 años

El 24 de mayo de 1952 la popular categoría visitó por primera vez el escenario porteño, que con el tiempo se convirtió en un símbolo del automovilismo argentino.

¡Automundo también en GOOGLE NEWS!

Algunos le dicen el Coliseo, otros la Catedral; pero lo cierto es que el Autódromo de Buenos Aires es el escenario donde todos los pilotos quieren correr y quieren ganar. Tal vez pocos lo sepan, pero el Turismo Carretera tuvo mucho que ver en el nacimiento de este auténtico templo de la velocidad.

El hecho trascendental ocurrió a mediados de diciembre de 1948 al término de la Lima-Buenos Aires (el regreso de la legendaria Buenos Aires-Caracas) cuando el entonces presidente de la Argentina, el general Juan Domingo Perón, recibió a varios corredores, acompañantes y mecánicos que habían participado en la aventura.

TC Autódromo 1952
Oscar Gálvez ganó las cuatro carreras que se realizaron en el “17 de Octubre” en 1952.

Entre charla y charla, Ángel Pascuali le comento a Perón la necesidad que tenían los pilotos de contar con un autódromo para desarrollar la especialidad en un lugar acorde y para ser escenario de las clásicas temporadas internacionales donde venían pilotos y equipos europeos con sus autos de Grand Prix.

Lejos de sorprenderse por la propuesta, Perón admitió que ya estaba trabajando en eso y que la idea era hacer un par de circuitos utilizando parte de la pista de aterrizaje del aeropuerto internacional de Ezeiza, que estaba en pleno proceso de construcción.

El proyecto del General cambió radicalmente cuando Francisco Borgonovo, uno de los grandes dirigentes que tuvo el Automóvil Club Argentino, le recomendó buscar otro lugar para no tener que seguir corriendo en los bosques de Palermo mientras se terminaba el aeropuerto.

TC Autódromo 1952
Primera fila de la final del TC del 22 de junio de 1952, en su segunda visita al autódromo porteño. De izquierda a derecha, José Puga, Oscar Gálvez y Onofre Marimón.

Así fue que se eligió el Bañado de Flores, lindero con la Av. Genera Paz y el Puente de la Noria. El primer paso para la construcción fue rellenar con tierra sus 130 hectáreas. Posteriormente, se diseñaron y pavimentaron cuatro circuitos diferentes y se terminó con el resto de la infraestructura a un costo de unos nueve millones de pesos de aquella época.

Con el paso de los años las carreras en el autódromo obligó a la utilización de otro tipo de autos de TC: las “Empanadas”, cupés más chicas y bajas aptas para los circuitos.

“Perón nos había dicho que iba a construir un autódromo, pero no imaginábamos que se lo iba a tomar tan enserio. Recuerdo que al regreso de uno de los viajes a Europa que habíamos hecho con Juan Manuel Fangio, nos volvimos del aeropuerto a la Capital en colectivo y vimos que ya lo estaban construyendo. No lo podíamos creer”, recordó alguna vez José Froilán González.

El Autódromo se inauguró el 9 de marzo de 1952 bajo el nombre de 17 de Octubre, en honor a la “jornada histórica” de apoyo al entonces Coronel Perón. Se realizó un festival automovilístico que incluyó carreras de Mecánica Nacional, coches Sport, “coches especiales” y motos. Según crónicas de la época, a la cita concurrieron más de 120.000 personas. Lamentablemente, la jornada tuvo una nota trágica a raíz de la muerte del piloto Félix Martínez como consecuencia de las lesiones sufridas tras el vuelco de su MG.

Aquel año el TC desembarcó cuatro veces en el flamante escenario. Su primera competencia fue el 24 de mayo y el ganador fue Oscar Alfredo Gálvez, que se impuso sobre Félix Alberto Peduzzi y su hermano Juan Gálvez. Competir en el circuito porteño fue una nueva experiencia para aquellos pilotos de TC que debieron arreglárselas para dominar a los autos que estaban adaptados para correr en la ruta.

TC Autódromo 1952
Los TC hacen cola para cargar combustible en el parque de servicio.

Las restantes carreras en el autódromo se realizaron el 22 de junio, el 13 de julio y el 14 de septiembre. Y el ganador siempre fue el mismo: El Aguilucho Gálvez, quien en 1989 fue homenajeado al bautizar con su nombre al mítico escenario. Ya en el Siglo XXI, en 2005 más precisamente, el escenario fue rebautizado y se le agregó el nombre de Juan Gálvez, el piloto más campeón de la popular categoría.

Desde hace siete décadas el autódromo de Buenos Aires es escenario de grandes momentos. Allí corrieron categorías internacionales, “nacieron” grandes pilotos y se disputaron miles de duelos. Por eso no le pesa para nada que lo llamen Coliseo o Catedral, más allá de tener un presente que dista mucho de estar a la altura de su historia…


TE INVITAMOS A ESCUCHAR…

DOS TIPOS AUDACES, el magazine de autos y automovilismo conducido por Diego Durruty y Hernando Calaza. Se estrena en Campeones Radio y también está disponible en Spotify.

Contenido relacionado
Ads

Automundo

Automundo es el blog sobre noticias de la industria automotriz, el deporte motor y la cultura fierrera. Director: Diego Durruty.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados

Volver al botón superior