Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Fórmula 1

Así funciona un volante de Fórmula 1

Tiene más de 25 botones y demanda 80 horas de construcción.

Compartí este contenido
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los autos de Fórmula 1 de la actualidad son máquinas muy complejas. Y el mejor ejemplo de eso está en los volantes, repletos de botones con diferentes funciones que el piloto tiene a su disposición durante un Gran Premio.

En el transcurso de una temporada cada corredor utiliza tres o cuatro volantes, cada uno de los cuales tiene un tiempo de fabricación estimado en 80 horas. En el proceso de construcción intervienen diseñadores mecánicos y eléctricos y técnicos de cableado. También participan los propios pilotos porque los volantes están hechos a medida de sus necesidades individuales. Tanto la ergonomía como la disposición física y los agarres se ajustan a sus manos, así como a la forma en que les gusta interactuar con el mismo.

Los pilotos utilizan entre tres y cuatro volantes al año. Foto: Mercedes AMG Petronas Motorsport.

Para su creación se utilizan varios materiales como fibra de carbono, fibra de vidrio, silicio, titanio y cobre. Esos cinco componentes son los ingredientes principales de los varios cientos de piezas individuales que forman los componentes más grandes dentro del volante.

Los circuitos, las placas de circuitos, la estructura de carbono, el cierre rápido, los conectores eléctricos y la dirección en sí son ensamblados por cada equipo. Únicamente dos piezas, la pantalla central y la placa de circuito subyacente, no están integrados en el proceso de manufactura porque son partes comunes compartidas por todas las escuderías.

Los volantes que usan el inglés Lewis Hamilton y el finlandés Valtteri Bottas en  Mercedes, por ejemplo, tiene un total de 25 botones e interruptores y, por supuesto, el embrague y las paletas para pasar los cambios. Cinco de esos botones e interruptores modifican el reparto de frenada de la parte delantera a la trasera o viceversa para optimizar el equilibrio del auto en una curva concreta. También pueden cambiar la cantidad de frenado del motor o ajustar la fuerza del pedal de freno.

Así es un volante de Fórmula 1
Foto: Mercedes AMG Petronas Motorsport.

Otros tres interruptores controlan el diferencial, la cantidad de transferencia de par entre las ruedas traseras, para la entrada, el vértice y la salida de una curva. El resto de tienen una variedad de propósitos diferentes, desde ajustar la configuración del propulsor hasta cambiar los datos que se muestran en la pantalla, activar la radio o el limitador de velocidad en el pit-lane. El sistema de reducción de arrastre (DRS) también se puede activar desde el volante.

Si le preguntáramos a un piloto qué botón cree que es el más importante, probablemente elegiría el interruptor “Strat” ya que tiene un gran impacto en el rendimiento del coche. Controla los modos del motor y afectará tanto al rendimiento del motor de combustión interna como al despliegue de energía eléctrica del MGU-K, además de cambiar la recuperación de energía del mencionado MGU-H y del mencionado MGU-K.

Dado que hay diferentes asignaciones de kilometraje para cada modo de estrategia con el fin de equilibrar el rendimiento y la fiabilidad, el ingeniero de carrera generalmente le dirá al piloto qué “modo de inicio” debe usar en un momento dado.

Las funciones más utilizadas son, obviamente, la propia dirección y los cambios de marcha. En una vuelta típica en Melbourne, por ejemplo, el piloto hace unos 50 cambios. Los 15 indicadores LED ubicados sobre la pantalla central le ayudan a encontrar el punto de cambio ideal, aunque muchos pilotos utilizan avisos sonoros para hacerlos.

Así es un volante de Fórmula 1
Un volante de ayer y uno de hoy… Esta imagen vale más que mil palabras. Foto: Mercedes AMG Petronas Motorsport.

Un coche de Fórmula 1 no sólo es muy rápido, sino que también está sujeto a fuertes vibraciones, especialmente en circuitos con una superficie relativamente irregular. El hecho de que los pilotos usen guantes y de que los botones e interruptores sean relativamente pequeños no facilita el manejo, pero hay una serie de cosas que facilitan su manipulación.

Para reducir el riesgo de golpear accidentalmente el botón equivocado, el equipo usa botones que también se usan en los aviones. Estos botones de alta fiabilidad no están diseñados únicamente para soportar un gran número de acciones, sino que también requieren una fuerza táctil considerable y le dan al conductor una respuesta cuando los presiona. El equipo también instala pequeños protectores de plástico alrededor de ciertos botones para minimizar el riesgo de presionar un botón en un accidente. El diseño de esas protecciones puede cambiar carrera a carrera. Son particularmente importantes para giros cerrados como la horquilla en Mónaco, cuando los conductores usan el ángulo de giro máximo. Además, el equipo siempre vigila los datos y puede informar al conductor inmediatamente si elige accidentalmente una configuración incorrecta.

Sí, así de complejo es un volante de un auto de F.1.

Tags

Automundo

Automundo es un portal de noticias sobre la industria automotriz, el deporte motor y la cultura fierrera. Director: Diego Durruty.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker