Motorsport

ACA vs. ACTC: ¿Quién tomará el mando del automovilismo argentino?

La disputa entre ambas entidades está en su punto más alto. Rumores y antecedentes de una pelea que promete cambiar el mapa del automovilismo en el país.

El automovilismo argentino vive una batalla silenciosa, pero intensa entre el Automóvil Club Argentino (ACA) y la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC). Esta disputa por el poder deportivo ha desatado un torbellino de intrigas y estrategias políticas que amenaza con alterar el panorama del deporte motor en el país.

El conflicto se ha acentuado en un momento crucial para el ACA que atraviesa un período de transición con la llegada de nuevas autoridades. Esta coyuntura ha dejado a la Comisión Deportiva Automovilística, su área dedicada al automovilismo, en una posición cautelosa, respondiendo solo con comunicados “para que conste en acta” a la ambiciosa movida de la ACTC para ampliar el poder que la propia entidad centenaria le cedió en 2001.

ACTC vs. ACA: El verdadero motivo de la disputa

El organismo teceísta, que hasta fines de 2023 mantenía una relación aceptable con el ACA con el Ing. Carlos García Remohí (titular de la CDA) como intermediario; ha buscado aumentar su dominio con la fiscalización de categorías anteriormente en la órbita de la Comisión Deportiva como el Turismo Nacional y el Turismo Pista.

El punto de quiebre en la relación llegó en noviembre del año pasado cuando la CDA, ya sin García Remohí como referente al pedirse licencia por problema de salud, aclaró que todas los pilotos debían contar con licencias medicas expedidas por la entidad, a través de la Asociación Argentina de Volantes, desconociendo las otorgadas por Medicina de Alta Competencia (MAC) que trabaja con la ACTC.

Ads 1

La respuesta de la ACTC fue furiosa. Aceptó los pedidos del TN y el TP para contar con su fiscalización, creó un campeonato de monopostos llamado Fórmula 2 con los equipos que hasta el año pasado corrieron en la Fórmula Nacional y hasta absorbió Federaciones que antes estaban con el ACA como la Metropolitana y la Mar y Sierra. En esto último ha sido clave el papel de Alfredo Menéndez, hasta el año pasado nexo entre los zonales y el ACA y que ahora está colaborando con la entidad de la calle Bogotá…

INTENSOS RUMORES

Toda esta situación ha ocasionado infinidad de rumores. Mientras algunos sostienen que el Automóvil Club Argentino hará valer que tiene el poder deportivo otorgado por la Federación Internacional del Automóvil y que llevará el caso hasta las últimas consecuencias, otros afirman que la nueva dirigencia del ACA consideraría ceder el control absoluto del automovilismo a la ACTC, aunque manteniendo su estatus frente a la FIA.

aca vs actc

El posible acuerdo implicaría que la ACTC asumiría la fiscalización de todas las categorías, mientras el ACA conservaría la responsabilidad de otorgar las licencias. Además, el ACA mantendría su rol como organizador ante la FIA en eventos internacionales, como el Rally Mundial, asegurando su presencia en la escena global del automovilismo.

Ads 2

UN LEJANO ANTECEDENTE

Este no es el primer episodio de disputa por el poder en el automovilismo argentino. En 1968, el ACA cedió parte de su autoridad a la Confederación Argentina de Automovilismo Deportivo (CADAD), una entidad creada con los clubes del interior.

Sin embargo, lo que parecía un acuerdo pacífico se convirtió rápidamente en una guerra de intereses escrita al margen de los libros de historia del automovilismo argentino ya que en aquella epoca toda la atención estaba centrada en la campaña deportiva de Carlos Reutemann en la Fórmula 1.

Aprovechando la gran cantidad de categorias que contaban con su fiscalización, sumado al respaldo de diferentes agrupaciones, CADAD buscó el reconocimiento de la FIA como la autoridad suprema del deporte motor en Argentina. La guerra estalló en 1974 y duró cinco años hasta que la justicia le puso punto final: falló a favor del ACA, terminando con lo sueños de la Confederación.

Como resultado, CADAD se disolvió y el ACA recuperó su posición dominante, confiando nuevamente en la CDA para la fiscalización de las carreras. Los clubes que formaban parte de CADAD, en tanto, fueron el origen de las federaciones regionales que hoy en día supervisan el automovilismo zonal bajo la órbita del ACA.

Este conflicto fue bien aprovechado por la ACTC, originalmente una asociación orientada para velar por los intereses de los pilotos. Con la mayoría de sus asociados en contra de la propuesta del revitalizado ACA de modernizar el parque y tomando como referencia lo realizado en su momento por CADAD, la entidad decidió autofiscalizarse. El ACA, en tanto, siguió con sus planes y creó una categoría moderna con autos de turismo con motor de dos litros a la que llamó TC2000.

Resulta inevitable comparar lo sucedido en aquellos años con la actualidad ya que la reciente ofensiva de la ACTC por aumentar su poder plantea nuevas interrogantes y, de algún modo, tiene ciertas similitudes con lo ocurrido entre el ACA y CADAD hace cinco décadas…

En medio de esta lucha por el dominio, los fanáticos del automovilismo observan con atención, conscientes de que las decisiones tomadas en las altas esferas del deporte motor argentino moldearán el destino de la actividad en el futuro cercano.

Ads

Diego Durruty

Soy un periodista con más de 30 años en el ruedo. Arranqué en revistas como CORSA, El Gráfico, Coequipier y SóloTC, pero también me aventuré en el mundo digital en SportsYa!, e-driver.com y kmcero.com. Si eso no te sorprende, también me escuchaste en las radios Rock&Pop y Vorterix.com. Ah, y no puedo olvidar mis coberturas del rally Dakar para la agencia alemana dpa. Hoy en día escribo en Automundo.com.ar y para que no se me escape nada, también conduzco el magazine Dos Tipos Audaces (Spotify, YouTube y Campeones Radio). ¡No hay quién me pare, amigo!

Artículos relacionados

Ads

Volver al botón superior

Adblock detectado

Los anuncios financian nuestro contenido. Considere apoyarnos mediante la inclusión de Automundo en la lista blanca. Solo toma un segundo, es fácil de hacer y no le costará nada. Apreciaríamos su apoyo y gracias por su visita.