Fórmula 1Historia

Lotus 88: el revolucionario Fórmula 1 prohibido de Colin Chapman

Este ingenioso auto creado por Colin Chapman para la temporada de 1981 tomó por sorpresa a la máxima categoría.

En la historia de la Fórmula 1, algunos automóviles han dejado una marca indeleble, y uno de ellos es el Lotus 88. Diseñado por el legendario Colin Chapman, este monoplaza generó una gran controversia y fue prohibido por la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

CONTEXTO HISTÓRICO: EL EFECTO SUELO EN LA FÓRMULA 1

Para comprender la importancia del Lotus 88 y su prohibición, es crucial conocer el contexto histórico de la F.1 en esa época. Durante los ‘70 y principios de los ‘80, el efecto suelo se convirtió en un avance técnico revolucionario. Consistía en maximizar la carga aerodinámica generada por el flujo de aire debajo del coche, lo que permitía una mayor adherencia a la pista y un rendimiento superior en curvas.

Mario Andretti
Mario Andretti y Ronnie Peterson en acción con el Lotus 79.

Este concepto del efecto suelo fue popularizado por Lotus y Chapman, quien se convirtió en uno de los pioneros en su implementación. La capacidad de generar una gran cantidad de carga aerodinámica gracias al efecto suelo se consideraba una ventaja competitiva significativa en aquella F.1.

Con el efecto suelo, los monoplazas se adherían al asfalto de manera sorprendente, lo que incrementaba significativamente la velocidad al tomar curvas. Sin embargo, si algo fallaba en el sistema aerodinámico, la fuerza de succión desaparecía, provocando una pérdida total de control sobre el coche.

Ads 1

Esto llevó a la FISA a prohibir las faldillas móviles, que eran uno de los elementos críticos en esos automóviles, para la temporada de 1981. Ante esta situación, los ingenieros buscaron una solución para mantener la parte inferior de los coches lo más cerca posible del asfalto y así minimizar los cambios en el reglamento.

LOTUS 88: UN INTENTO DE INNOVACIÓN REVOLUCIONARIA

Colin Chapman
Colin Chapman sacó a relucir su ingenio y creó el Lotus 88.

En este contexto, la propuesta de Chapman, el Lotus 88, se destacó por su enfoque innovador: un monoplaza con dos chasis y dos sistemas de suspensión independientes.

La idea surgió como una evolución del Lotus 78, con el prototipo Tipo 80 que resultó ser un fracaso. El Tipo 80 mostraba buenos resultados en el túnel de viento, pero en la pista no lograba obtener suficiente apoyo aerodinámico, a menos que estuviera en una posición prácticamente horizontal. Para lograr esto, se requerirían suspensiones tan duras que el coche sería inmanejable.

Ads 2

Chapman comprendió la necesidad de separar las dos funciones del vehículo: por un lado, compensar las presiones aerodinámicas negativas y, por otro, suspender adecuadamente el coche para preservar su tracción y manejabilidad. De esta idea nació el proyecto del Lotus 88 con su doble chasis y dobles sistemas de suspensión.

Lotus 88
Imagen del Lotus 88 distribuida por el equipo el día de la presentación.

Las dimensiones del 88 eran similares a las de otros F.1 de la época, con una distancia entre ejes de 2.692 mm, un eje delantero de 1.727 mm y un eje trasero de 1.625 mm. Aunque el peso nunca fue declarado oficialmente, se estima que rondaba los 590 kg. En cuanto a su longitud total, alcanzaba los 4.260 mm.

El aspecto más destacado del Lotus 88 residía en su innovador sistema de doble chasis, el cual tenía como objetivo minimizar las perturbaciones causadas por el movimiento de la suspensión en la aerodinámica del automóvil.

El primer chasis, llamado primario o mecánico, estaba fabricado en fibra de carbono y sostenía la cabina del piloto, además de contar con amortiguadores blandos para mejorar el manejo del automóvil.

Lotus 88 plano
El ingenioso Lotus 88 de doble chasis al detalle.

El segundo chasis, conocido como secundario o aerodinámico, consistía en dos placas de aluminio de tres centímetros de espesor que se extendían desde el eje delantero hasta el interior de las ruedas traseras e incluía un gran difusor posterior.

El chasis secundario estaba unido al primario mediante tres vigas estratégicamente ubicadas: una debajo de las piernas del piloto, otra entre el motor y el depósito de combustible, y la última por encima de la caja de cambios. Contaba con resortes rígidos que mantenían la carrocería en una posición horizontal para resistir las fuerzas aerodinámicas externas.

A medida que la velocidad aumentaba, el chasis secundario se inclinaba, reduciendo su altura en unos 6 o 7 centímetros, y se ajustaba junto con la carrocería para que tocara el suelo, creando así el tan deseado efecto suelo.

LA PROHIBICIÓN DEL LOTUS 88

Lotus 88
Elio De Angelis, el Lotus 88 y los ingenieros del equipo inglés durante las primeras pruebas.

Chapman consideraba que el coche era perfectamente legal, ya que cumplía con la norma de que la carrocería debía estar firmemente sujeta a un elemento suspendido. Sin embargo, era consciente de que su invento generaría polémica

Las reacciones superaron las expectativas de Chapman. En la presentación a la prensa, él había preparado un detallado informe técnico que previamente mostró a su amigo, el periodista Gerard Crombac, para su revisión.

Crombac consideró que pocos entenderían un informe tan técnico por lo que lo reelaboró de manera más comprensible, obteniendo la aprobación de Colin. Sin embargo, el propietario de Lotus se olvidó de quitar la firma de Crombac antes de enviarlo a impresión.

Cuando los periodistas recibieron el informe firmado por Crombac, quien era miembro de la Comisión Técnica de Federación Internacional de Automóviles Deportivos (FISA, por sus siglas en inglés) pensaron de inmediato que el 88 contaba con la aprobación de las autoridades del brazo deportivo de la FIA y cumplía con el reglamento.

Lotus 88
El Lotus 88 convulsionó a la Fórmula 1, incluso antes de salir a la pista.

Esto generó un gran malestar entre el resto de los constructores, y Frank Williams envió rápidamente un mensaje al presidente de la FISA, Jean-Marie Balestre, protestando por lo que parecía ser una aprobación respaldada por Crombac.

Los directores de los equipos no estaban dispuestos a permitir que el coche de Chapman siguiera adelante, ya que se verían obligados a invertir grandes sumas de dinero para reemplazar sus automóviles recién construidos, que se volverían obsoletos en comparación con el Lotus 88. Argumentaban que el doble chasis era un elemento aerodinámico móvil.

Balestre, quien buscaba el apoyo de la FOCA, la asociación de constructores de Fórmula 1 liderada por Bernie Ecclestone, se alió con este último y comenzó a maniobrar en contra de Chapman.

Los detractores del Lotus 88 argumentaron que el sistema de doble chasis del monoplaza violaba el artículo 3.7 del Reglamento Técnico de la Fórmula 1, que establecía que “el chasis debe ser considerado como un todo único y sólido”. Según esta interpretación, el Lotus 88 podría utilizar el chasis externo como un elemento aerodinámico independiente, lo cual estaba prohibido.

LA POLÉMICA EN EL INICIO DEL TORNEO

Chapman confiaba en su idea y envió los Lotus 88 de Nigel Mansell y Elio De Angelis a la primera fecha del torneo: el Gran Premio de Estados Unidos-Oeste en Long Beach. Allí, el coche superó las inspecciones técnicas.

Lotus 88 Long Beach
El Lotus 88 antes de salir a la pista en Long Beach.

Sin embargo, los demás equipos, a excepción de Wolf, Theodore, Ensing y Tyrrell, protestaron de inmediato y amenazaron con no competir. Por este motivo, mientras De Angelis participaba de la primera tanda de entrenamientos, se le puso la bandera negra y se lo sacó de la pista. Por la noche las autoridades deportivas consideraron ilegal al auto. A Chapman no le quedó otra que retirar su polémica invención y alistar los Lotus 81 del año anterior para sus pilotos.

Tras la carrera, Chapman presentó un recurso ante la autoridad deportiva estadounidense, el Automobile Competition Committee for the United States (ACCUS), que dictaminó que el 88 era legal y que se le debió haber permitido competir. Esto provocó la rápida reacción de Balestre: notificó a todos los organizadores de los Grandes Premios que aquellos que aceptaran la decisión de las autoridades estadounidenses serían sancionados.

Por eso no sorprendió que cuando el Lotus 88 llegó a las inspecciones técnicas del Gran Premio de Brasil, dos semanas después, los comisarios técnicos elaboraran un informe en el que se consideró al coche como legal, aunque dejaron la decisión final de permitirle correr o no en manos de las autoridades deportivos. Ocurrió lo mismo que en Long Beach: mientras De Angelis rodaba en los entrenamientos en Río de Janeiro se le sacó bandera negra…

Lotus 88
El Lotus 88 solo participó en los entrenamientos de dos Grandes Premios.

Chapman no se quedó con los brazos cruzados. Contrató a Bob Hinerfeld, un influyente abogado estadounidense, quien, consciente de que no se podía hacer mucho en Brasil ya que Ecclestone estaba asociado con los organizadores de la carrera, decidió cambiar la estrategia.

Siguiendo el consejo de Hinerfeld, Chapman pidió a Teddy Mayer, jefe de McLaren, que apelara ante la FIA la decisión de las autoridades de la ACCUS. La idea era lograr que la FIA tomara una decisión que pudiera ser objeto de recurso.

Pero en el Gran Premio de Argentina la historia se volvió a repetir: los comisarios técnicos rechazaron al 88, aunque cerraron su informe con la siguiente y sorprendente frase: “expresamos nuestra admiración por la ingeniosidad de los creadores del Lotus 88…”. Además, Balestre le impuso a Chapman una multa de 100.000 dólares por un “intento de coacción al tribunal de apelación”; además de reiterar que el 88 era ilegal, algo que cerró definitivamente uno de los capítulos más controvertidos en la historia de la F.1.

EL LEGADO DEL LOTUS 88

A pesar de su prohibición, el Lotus 88 dejó una huella en la historia de la Fórmula 1. Su diseño y concepto revolucionarios llevaron a cambios en las regulaciones ya que posteriormente fueron prohibidos los sistemas de suspensión de doble chasis.

El Lotus 88 es un recordatorio de que en el mundo de la Fórmula 1, la búsqueda constante de nuevas ideas y soluciones puede llevar a avances sorprendentes, pero también puede desafiar los límites establecidos por las normativas. Aunque fue un monoplaza prohibido, permanece como un símbolo de la audacia y el espíritu innovador que caracterizan a la categoría reina del automovilismo.

Ads

Diego Durruty

Soy un periodista con más de 30 años en el ruedo. Arranqué en revistas como CORSA, El Gráfico, Coequipier y SóloTC, pero también me aventuré en el mundo digital en SportsYa!, e-driver.com y kmcero.com. Si eso no te sorprende, también me escuchaste en las radios Rock&Pop y Vorterix.com. Ah, y no puedo olvidar mis coberturas del rally Dakar para la agencia alemana dpa. Hoy en día, soy el director de Automundo.com.ar y NacionRPM.com, y para que no se me escape nada, también conduzco el podcast Motorbit y el magazine Dos Tipos Audaces en Spotify. ¡No hay quién me pare, amigo!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ads

Volver al botón superior

Adblock detectado

Los anuncios financian nuestro contenido. Considere apoyarnos mediante la inclusión de Automundo en la lista blanca. Solo toma un segundo, es fácil de hacer y no le costará nada. Apreciaríamos su apoyo y gracias por su visita.