El día que abuchearon a Ferrari

Fue en el GP de Austria de 2002 cuando Michael Schumacher ganó porque Rubens Barrichello recibió la orden de cederle la posición.

Chevrolet Tracker Lanzamiento

El Gran Premio de Austria de 2002 es uno de los más recordados de la era moderna de la Fórmula 1. Y no por la manera en que Ferrari aplastó a sus rivales, sino por ese pedido que salió del equipo italiano y que cambió el orden en que llegaron sus pilotos. Esa victoria que se le esfumó al brasileño Rubens Barrichello y quedó en manos del alemán Michael Schumacher causó el disgusto de los miles de espectadores que estaban en las tribunas del A1-Ring y también de aquellos que siguieron la carrera por TV. Por eso aquel 12 de mayo de 2002 quedó como el día en que abuchearon a la legendaria Scuderia.

Barrichello hizo mucho mérito durante la sexta fecha del torneo para irse con el premio mayor. El sábado marcó la pole position con 1m08s082 y dejó atrás a los hermanos Schumacher: Ralf (Williams-BMW) fue el mejor del clan con el segundo puesto, mientras que Schumi quedó relegado al tercer lugar.

Rubens BarrichelloEn la carrera el brasileño mantuvo su protagonismo con una amplia ventaja sobre su compañero, que había logrado deshacerse de su hermano ya en la largada. Solo dos neutralizaciones hicieron que se achicara la brecha con sus eventuales escoltas, primero el propio Kaiser y luego Ralf. Esos incidentes permitieron también que el colombiano Juan Pablo Montoya, con el otro Williams, estuviese luchando por un lugar en el podio.

Pero más allá de estas cuestiones, nada hacía presumir que Barrichello perdería el triunfo… Hasta que sobre la parte final de la carrera desde el equipo le comenzaron a decir a Rubinho que debía cederle el primer puesto a su coequipier. El líder trató de hacer oídos sordos, pero finalmente acató la orden y sobre la meta dejó que Schumacher le birlara el triunfo…

Los fanáticos que estaban en el circuito se hicieron oír inmediatamente. En la ceremonia de premiación empezaron los silbidos y abucheos como muestra de fastidio por lo ocurrido. Ante esta situación, el germano tuvo una rápida reacción: invitó a Barrichello a compartir el primer escalón del podio. “Fue una mala decisión. De haber podido evitarlo, lo habría hecho. Esto no me hace feliz. Esa orden no debería haber existido”, explicó luego.

“Lo que pasó es inadmisible. Ferrari considera a los espectadores como idiotas, manipula los resultados cuando sus autos dominan sin competencia. Espero que la Federación Internacional del Automóvil haga algo. Si no es así, entonces quiere decir que Ferrari es el patrón de la Fórmula 1, y eso es grave”, disparó el italiano Flavio Briatore, director de Renault Sport.

La FIA recogió el guante y citó a las partes involucradas. Aunque no hubo sanciones, sí prohibió las órdenes de equipo, aunque en la actualidad se practican a través de palabras claves y frases que solo los pilotos y sus interlocutores entienden.

Rubens BarrichelloEn su momento Barrichello no quiso hablar de lo sucedido, aunque tras alejarse de la categoría comentó los pormenores de esa citación: “Fueron ocho vueltas de lucha. Es muy difícil que yo pierda el control, pero estaba gritando por radio. Seguí empujando hacia el final, diciendo que no iba a dejarle pasar. En ese momento fue cuando me dijeron algo que iba más allá de mi contrato. No puedo decir lo que me dijeron, pero fue una especie de amenaza que me hizo pensar en replantearme mi vida, porque mi gran pasión era pilotar”…

Esta historia tuvo su capítulo decisivo no hace mucho cuando el francés Jean Todt, quien impartió la orden en ese momento visitó la Argentina en su rol de presidente de la FIA.

“Como sucede siempre antes de una competencia tuvimos una reunión en la que participaron los pilotos y los ingenieros. Allí se definió la estrategia que íbamos a utilizar, aunque estaba claro que dependería de la situación de carrera. Habíamos establecido que si nuestros pilotos estaban en los dos primeros lugares tras el último pit stop, la competencia la ganaría Michael. Esa fue la decisión y todos la sabían, incluso Barrichello”, recordó Todt durante un encuentro con la prensa que se realizó en el Automóvil Club Argentino.

Barrichello en el escalón más alto del podio del GP de Austria, aunque no ganó…

“Pero creo que Barrichello se olvidó de lo que habíamos hablado… Después de la última detención en boxes nuestros autos estaban primero y segundo y, cómo quedamos, Michael tenía que ganar, pero Rubens no le cedió la posición. Le tuvimos que recordar varias veces por la radio que esa era la estrategia hasta que, finalmente, en la última curva Michael lo pudo superar”, agregó.

Automundo le consultó su opinión sobre las órdenes de equipo y su respuesta no dejó lugar a dudas: “Estoy a favor… Respeto a los fanáticos porque quieren ver una carrera. Pero, por otro lado, al final del día lo que uno también quiere es que gane su equipo. Y si quieres que eso suceda debes tomar las mejores decisiones y a veces eso se logra con órdenes de equipo”.

Ads
DFD Media 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios