Categorías
Historia Post destacado

El Cuadrado de Peduzzi: Un Hot-Rod bien teceísta

“Por qué no me dejan tranquilo con lo de la cupé y preparan el ‘29 para correr en el Turismo Carretera… Con este auto se van a matar en la calle”. Las palabras de Félix Peduzzi retumbaron en los oídos de su hijo Ricardo, al que todos conocían como Tola, y de su sobrino Carlos Grammatica. La recomendación de Don Félix tenía una razón de ser: estos dos muchachos veinteañeros, que querían pedirle prestada su cupecita para competir en el Turismo Carretera, se la pasaban haciendo de las suyas por las calles de Villa Ballester sobre un viejo Chevrolet de 1929 que habían transformado en un picante Hot Rod.

Inquietos como eran, a los primos les pareció divertido eso de preparar su coche para participar en la popular categoría y desistir de hacerlo con la vieja cupé de Don Félix, a la que había que hacerle muchas modificaciones. Transcurría 1966 y el reglamento teceísta tenía muchas libertades como para entusiasmarse con el proyecto del ‘29. Aún corrían viejas cupecitas, también estaban los compactos y se avizoraban los híbridos con chasis de una marca y motores de otra…

El Cuadrado
Carlos Loeffel, Atilio Viale, Luis Di Palma y el Tola Peduzzi en Buenos Aires 1966. Foto: Armando Contreras.

Faltaban unos días para correr en Buenos Aires y Tola y Carlitos decidieron alistar el ’29 para hacerlo correr. Fueron a unas pruebas que se hacían en el Autódromo y anduvieron muy bien. De hecho, quedaron a un segundo y medio de los mejores. Cuando le contaron a Don Félix, él también se entusiasmó y los ayudó a prepararlo. Así fue el nacimiento de uno de los autos más extravagantes que participó el TC y al que el ingenio popular bautizó como El Cuadrado… El Cuadrado de Peduzzi.