Día de la Bandera: Cuando Pechito López la ondeó sobre un Fórmula 1

Fue durante una exhibición que realizó en los 200 Kilómetros de Buenos Aires sobre un Williams.

El 7 de octubre de 2007, en el marco de los 200 Kilómetros de Buenos Aires del TC2000, José María López emocionó a todo un país cuando realizó una exhibición sobre un Williams de Fórmula 1. Obviamente, el momento cúlmine de esas vueltas a fondo en la pista del autódromo porteño fue cuando sacó la bandera de la Argentina y la mostró a las miles de personas que estaban en las tribunas.

Hacía menos de un año que la Máxima le había dado la espalda al cordobés, quien desde hacía algún tiempo esperaba su oportunidad de la mano del equipo Renault. Sin lugar en el programa del Rombo de jóvenes pilotos, Pechito volvió al país para seguir demostrando su talento sobre todo tipo de autos.

“Si extraño algo de mi paso por Europa es esto: poder subirme a un Fórmula 1. Ésa fue una de las pocas satisfacciones deportivas que tuve en los últimos años… Nada del GP2 Series o de la Fórmula 3000, donde los resultados no fueron buenos. Lo que más añoro es conducir un Fórmula 1”. Las palabras de López estuvieron acompañadas por un particular brillo en sus ojos. Así habló sobre esta nueva posibilidad que le surgía de subirse a un bólido de la máxima categoría del automovilismo mundial, aunque más no sea para volver a realizar una exhibición como ya lo había hecho el año anterior en este mismo evento.

Tal como estaba previsto, el Williams-Toyota de 2006 pisó la pista del autódromo porteño cinco veces, las primeras tres fueron el sábado y las restantes el domingo. Las salidas sabatinas fueron para que el cordobés le tomase la mano y para chequear el correcto funcionamiento del vehículo.

“Acá no tenía posibilidad de trabajar con la puesta a punto del auto. Me lo dieron con un reglaje preestablecido y lo único que hice fue manejar. La caja de velocidades se relacionó con un programa de simulación, mientras que el despeje del suelo y la carga aerodinámica se dispuso para que el auto fuese lo más seguro posible”, contó JML en la intimidad del box que ocupó la veintena de personas que mandó el team inglés para esta demostración.

A media mañana de aquel domingo hubo otra tanda corta para ultimar todos los detalles para el gran momento, que llegó poco antes del mediodía a través de un “speed challenge” donde enfrentó a un Honda Civic oficial conducido por Carlos Okulovich y a un Honda New Civic de calle manejado por Juan Manuel Silva.

Sin la presión de marcar un tiempo o tener que desarrollar algún elemento, López se tomó la experiencia con calma, pero la quiso disfrutar al máximo. “Tener la posibilidad de estar nuevamente dentro de un F-1 es grandioso. Extrañaba sentarme en un cockpit tan estrecho. Es una linda sensación”, contó el de Río Tercero, que aplaudió cuando el buen tiempo borró cualquier posibilidad de que la lluvia aguara la fiesta… su fiesta.

Los resultados conseguidos en el TC2000, el Top Race y el Turismo Carretera le abrieron de nuevo las puertas a la F.1, aunque esta vez el golpe fue más duro: había firmado un contrato para ser titular en la temporada 2010 del USF1, pero el equipo jamás existió…

López se compuso de ese nuevo sinsabor acelerando, como siempre. Y cuando volver al exterior parecía un sueño lejano, el WTCC llegó a esta parte del mundo para realizar una de sus fechas en Termas de Río Hondo. Por la insistencia de su padre se subió a un viejo BMW con el cual llegó a ganar una carrera. Ese éxito fue clave para que Citroën, que estaba trabajando en su desembarco en la categoría, le permitiera empezar una nueva etapa en su vida deportiva.

López retribuyó tanta confianza de la mejor manera posible: logrando los títulos de 2014, 2015 y 2016, algo que le permitió a nuestro país volver a tener reconocimientos mundiales como sucedió en la época de Juan Manuel Fangio en la F.1.

Obvio que en todos los festejos de José María López, ya sea en el WTCC como en las categorías menores que lo vieron brillar en Europa como la Fórmula Renault Italiana (campeón en 2002) y la Fórmula Renault V6 Europea (rey en 2003), siempre hubo algo que lo acompañó: nuestra hermosa bandera celeste y blanca.

Ads
Patronelli 728×90

Diego Durruty

Periodista con 30 años de trayectoria. Trabajó en las revistas CORSA, El Gráfico, Coequipier y SóloTC, en los sitios de Internet SportsYa!, e-driver.com y kmcero.com y en las radios Rock&Pop y Vorterix.com. Realizó coberturas del rally Dakar para la agencia alemana dpa. En la actualidad conduce Dos Tipos Audaces, un magazine de autos que se emite los martes de 18 a 19 por RadioArroba.com; es editor de motorsport en Red Bull Argentina, columnista en el programa MundoSport (AM Splendid) y en Surf&Rock FM.  También es docente en DeporTEA. Ahora lo podés leer en su blog: automundo.com.ar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios