Conocé los puntos clave para cuidar tu moto

Chevrolet Tracker Lanzamiento

El chasis, el motor, los neumáticos, los frenos, la cadena y la batería son algunos de los aspectos que hay que revisar para mantener tu vehículo en perfectas condiciones, prevenir el desgaste innecesario, ahorrar combustible y tener un mejor valor de reventa, llegado el momento.

El aumento del tránsito en las calles y el menor valor en relación a un automóvil son dos de los motivos que llevan a muchas personas a comprar una motocicleta: fácil de manejar y de estacionar y mucho más económica de mantener, resuelve muchos de nuestros problemas cotidianos. Sin embargo, esto no significa que no requiera atención, sino que también necesita cuidados a nivel estético y funcional.

Estos cuidados apuntan básicamente a la seguridad del conductor, que puede confiar en que maneja un vehículo en las mejores condiciones, y también a la durabilidad, la prevención de un desgaste innecesario, el ahorro de combustible y la posibilidad de obtener un mejor valor de reventa.

La inspección visual cada vez que vamos a utilizar la moto siempre es importante, pero cada cierto período de tiempo es recomendable hacerla revisar por un mecánico. A continuación, algunos aspectos que debés tener en cuenta:

CHASIS
Hay que asegurarse de que no esté torcido, sobre todo si se ha producido una caída o choque, ya que los golpes producen ciertas fuerzas de torsión que pueden doblar o deformar la estructura, lo que genera grandes peligros a la hora de conducir, provocando inestabilidad o vibraciones inesperadas. También hay que cerciorarse de que no haya partes flojas o sueltas.

MOTOR
El nivel de aceite es un punto a tener muy en cuenta y debe ser revisado periódicamente: hay distintas formas de medirlo y generalmente se utiliza una varilla indicadora. No obstante, cada moto posee su manual de servicio y allí está indicado el modo correcto de realizar esta tarea. Mantener el nivel en su medida justa es fundamental para el buen funcionamiento del vehículo. El cambio de aceite viene también indicado en el Manual de Servicio, y en promedio, debe efectuarse a los 7.500 kilómetros aunque esta cifra varía según las marcas y modelos. Y junto con el cambio de aceite debe efectuarse también el cambio de filtro.

Otro líquido al que hay que estar atentos, si es que la moto utiliza esa tecnología, es al líquido refrigerante, ya que es de gran importancia para que el motor funcione a la temperatura adecuada, sin sobrecalentarse. Siempre hay que revisar el nivel del líquido refrigerante y reemplazarlo por uno nuevo para eliminar impurezas y suciedad acumulada.

El filtro de aire, que le permite a la moto “respirar” mejor, mejorando la combustión, el funcionamiento general del motor y que conlleva un importante ahorro de combustible, también debe mantenerse limpio y en buenas condiciones.

Las bujías, fundamentales para una buena combustión, deben cambiarse entre los 6.000 y 10.000 kilómetros.

FRENOS
Las ruedas suponen considerar varias cuestiones, entre ellas, el mantenimiento de las pastillas de los frenos ya que su funcionamiento adecuado evita accidentes. Es recomendable revisarlas cada 10.000 o 15.000 kilómetros, también teniendo en cuenta el uso que se le da a la moto, haciéndolo de manera más frecuente si el vehículo tiene mucho desgaste por un uso intensivo. Si el uso es urbano y en tránsito trabado, es recomendable hacer la revisión de pastillas de frenos a los 10.000 kilómetros o incluso un poco antes.

Más allá de cuántos kilómetros se hayan recorrido, si las pastillas ya tienen muy poco volumen y comienzan a chillar es recomendable cambiarlas inmediatamente. El nivel de los líquidos de frenos, que suele disminuir con el uso o por pérdidas en el circuito, se puede observar directamente de los depósitos. Cuando se inspeccionan las pastillas, es un buen momento para revisar también los discos de freno, que no deben estar gastados y así garantizar un frenado parejo y seguro.

NEUMÁTICOS
Hay que inspeccionarlos visualmente para advertir rajaduras, cortaduras, clavos o elementos insertados en su superficie. Si los neumáticos se encuentran desgastados, no hay que esperar mucho para cambiarlos por nuevos.

CADENA
El elemento que más cuidado y atención merece en la moto es, sin duda, la cadena, que en algunos modelos es reemplazada por correa o cardan, y debe tener siempre la tensión correcta. Hay formas de inspeccionarla manualmente, tensándola hacia arriba y abajo y midendo ese desplazamiento, lo que viene indicado en el Manual de servicio. Además, debe estar siempre correctamente engrasada y se reemplaza, por lo general, al pasar los 30.000 kilómetros.

LUCES
No se debe circular nunca sin luces adecuadas, ni siquiera de día, por eso la iluminación delantera es importante y hay que revisar el foco o sistema montado en la parte delantera de la moto. De igual modo hay que revisar las luces de giro, el faro de posición y las luces de los frenos traseros que son fundamentales para el posicionamiento y las señales que se realizan a terceros.

BATERÍA
Debe reemplazarse entre el primer y segundo año del vehículo, y debe revisarse periódicamente.

Fuente: CENEDI

Ads
DFD Media 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios