Historia

Ford 999, el auto que cambió la vida de Henry Ford

Lo creó para competir en pruebas de velocidad y sus éxitos deportivos le permitieron promocionar a su compañía.

¡Automundo también en GOOGLE NEWS!

Como muchas marcas que en la actualidad son referentes en la industria automotriz, el génesis de Ford estuvo relacionado con aquellas primeras competencias que se disputaban a principios del Siglo XX. De hecho, el propio Henry Ford utilizaba las carreras para probar las piezas de los vehículos que pensaba producir, aunque era tan exigente con sus creaciones que siempre chocaba con el interés de sus socios que querían fabricarlos y venderlos rápidamente.

Esas disputas llevaron al fracaso a los dos primeros emprendimiento de Ford dentro del sector: la Detroit Automobile Company, que fabrico 20 vehículos en sus once meses de vida en 1901; y la Henry Ford Company, en la que el mecánico automotriz estuvo solo cuatro meses y que tras su partida sirvió de base para crear Cadillac Motor Company.

Henry Ford
Henry Ford tuvo dos rotundos fracasos antes de crear Ford Motor Company.

Tras la última disputa con sus socios, Ford decidió llevarse los 900 dólares que había aportado y los planos de un auto para carreras de velocidad en el que estaba trabajando. Con ayuda del ciclista Tom Cooper logró terminar dos ejemplares de este vehículo, a uno lo pintó de rojo y a otro de amarillo.

Estas máquinas eran muy simples. No disponían de suspensión, ni de diferencial y la dirección se controlada con un manillar. Utilizaban un motor de 18.9 litros con una potencia estimada entre 70 y 100 CV.  

A mediados de 1902, mientras le estaba dando forma a una nueva compañía relacionada con la naciente industria automotriz, Henry Ford decidió venderles los autos a Cooper y a Barney Oldfield, que también era ciciclista, por 800 dólares. No obstante, acordó con ellos que los vehículos mantendrían su nombre y que los podría utilizar para publicidades.

Ford 999
El Ford 999 original conducido por Barney Oldfield.

Oldfield y Cooper se encargaron de que los autos funcionaran correctamente y una vez que lo consiguieron los bautizaron. A rojo se lo llamó 999 en referencia al Empire State Express N° 999, una locomotora de vapor estadounidense que había establecido el récord mundial de velocidad con una marca de 181,1 km/h en 1893. El amarillo, en tanto, fue nombrado como Arrow​ evocando una elegante flecha volando por el aire.

Con el Ford 999, Oldfield y Cooper se cansaron de ganar carreras y se convirtieron en leyendas del naciente automovilismo estadounidense. Oldfield fue el más famoso de la dupla algo que luego le permitió convertirse en piloto de carreras de Cadillac.

La trayectoria del Arrow, en cambio, estuvo marcada por la tragedia: en septiembre de 1903 quedó destruido tras un accidente en que perdió la vida su piloto, Frank Day.

Ford 999
El Ford 999 en el Museo Henry Ford en Michigan.

Con el 999 ya retirado de las competiciones, Henry Ford compró el Arrow, lo pintó de rojo y lo bautizó como El nuevo 999, aunque también le decía Demonio Rojo.

El 12 de enero de 1904 el propio Henry Ford decidió poner a prueba a este vehículo que había concebido un par de años antes en una competencia de velocidad. Se puso detrás de manillar y lo aceleró a fondo en una pista de hielo sobre el lago Saint Clairen en New Baltimore, Michigan.

El empresario alcanzó con el prototipo los 147,05 km/h y estableció un nuevo récord. Aunque la marca solo duró unas pocas semanas fue suficiente para darle mucha publicidad a la compañía que había fundado seis meses antes y a la que había llamado Ford Motor Company

 

Contenido relacionado
Ads

Diego Durruty

Periodista con 32 años de trayectoria. Trabajó en las revistas CORSA, El Gráfico, Coequipier y SóloTC, en los sitios de Internet SportsYa!, e-driver.com y kmcero.com y en las radios Rock&Pop y Vorterix.com. Realizó coberturas del rally Dakar para la agencia alemana dpa. En la actualidad es director de los portales Automundo.com.ar y NacionRPM.com, conduce el podcast Motorbit y el magazine Dos Tipos Audaces (Campeones Radio, Radio Arroba y Spotify). Además, es columnista en MundoSport (AM 570) y docente en DeporTEA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados

Volver al botón superior