Historia

El auto de carreras que inspiró Ian Fleming

El creador de James Bond se basó en un auto de carreras que vio en su infancia para escribir un libro para niños.

El escritor inglés Ian Fleming logró fama mundial por ser el creador de James Bond, el espía del Servicio Secreto de Inteligencia británico con licencia para matar que fue protagonista de una serie de novelas publicadas entre 1952 y 1964. Tal fue el éxito de las aventuras del agente 007 que las mismas llegaron rápidamente a la pantalla grande con distintos actores en el papel principal, como Sean Connery, Roger Moore, Pierce Brosnan y Daniel Craig.

Pero esta no fue el único éxito de  Fleming. A principios de 1964, mientras estaba en el hospital recuperándose de un ataque cardíaco y pese a la negativa de los médicos, escribió “Chitty Chitty Bang Bang, el auto mágico”. El libro, dedicado a su hijo Caspar, cuenta la historia del inventor Caractacus Potts y de su auto volador. Como sucedió con la zaga Bond, esta novela para niños llegó también al cine en 1968 con Dick Van Dyke como el protagonista. Lamentablemente, Fleming jamás disfrutó el éxito de esta obra ya que falleció el 12 de agosto de 1964 poco antes de que saliera a la venta en un formato de tres volúmenes.

Algo que tal vez pocos sepan es que el escritor se inspiró en un auto de carreras de verdad utilizado en la década de 1920 y que vio en acción cuando era niño. La máquina, bautizada Chitty Bang Bang, fue creada por el británico Louis Vorow Zborowski, un joven millonario cuyo padre murió durante una carrera de trepada en Niza (Francia) en 1903.

Louis, gran amante de la velocidad pese a la tragedia que enlutó a su familia, fue más allá y creó sus propios vehículos equipándolos con motores de aviones para tener la mayor potencia posible. La serie Chitty Bang Bang constó de tres ejemplares. El primero utilizó un motor seis cilindros Maybach de 23.093 cm3, el segundo fue impulsado por un Benz de 18.882 cm3 y el tercero, basado en un Mercedes 28/95, estaba equipado con un seis cilindros también de la marca alemana de 14.778 cm3.

Ads 1

Con estos autos Zborowski logró varios sucesos en el óvalo inglés de Brooklands, el primer circuito diseñado para competir. “Aquel auto fue la principal fuente de inspiración para crear un libro para niños. Ese coche había sido fabricado con motores de un aeroplano tras la Primera Guerra Mundial y por eso Chitty es un coche que vuela”, explicó Kate Grimond, la sobrina de Ian Fleming, en oportunidad de cumplirse los 50 años de la primera edición de Chitty Chitty Bang Bang.

Como sucedió con varios pioneros del automovilismo, Louis Zborowski encontró la muerte compitiendo. Fue en 1924, a los 20 años, mientras disputaba el Gran Premio de Italia en Monza cuando chocó contra un árbol. Sin embargo, su ingenio quedó inmortalizado a través de un libro para niños escrito por uno de los autores más afamados del mundo y que mantuvo fiel el espíritu de su creación, ese auto que con un motor de avión volaba en las pistas.

Ads

Diego Durruty

Soy un periodista con más de 30 años en el ruedo. Arranqué en revistas como CORSA, El Gráfico, Coequipier y SóloTC, pero también me aventuré en el mundo digital en SportsYa!, e-driver.com y kmcero.com. Si eso no te sorprende, también me escuchaste en las radios Rock&Pop y Vorterix.com. Ah, y no puedo olvidar mis coberturas del rally Dakar para la agencia alemana dpa. Hoy en día escribo en Automundo.com.ar y para que no se me escape nada, también conduzco el magazine Dos Tipos Audaces (Spotify, YouTube y Campeones Radio). ¡No hay quién me pare, amigo!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ads

Volver al botón superior

Adblock detectado

Los anuncios financian nuestro contenido. Considere apoyarnos mediante la inclusión de Automundo en la lista blanca. Solo toma un segundo, es fácil de hacer y no le costará nada. Apreciaríamos su apoyo y gracias por su visita.