Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Fierrock

Las canciones fierreras de Bruce Springsteen

Como muchos rockeros, Bruce Springsteen es un gran apasionado por los autos. Tal es así que un reciente estudio sobre su discografía demostró que ha nombrado unas 28 veces a marcas o modelos de automóviles en las letras de sus canciones. Las marcas más veces “cantadas” por The Boss son Ford y Cadillac con seis menciones cada una. El podio lo completa Chevrolet con cuatro. Más atrás se ubican Buick, con tres; y Volkswagen, con dos. También ha incluido en sus temas a Jeep, Dodge, Plymouth, Mercury, Honda, Mercedes-Benz y hasta Subaru.

Qué mejor entonces que hacer un ranking con las diez mejores canciones de Springsteen con los autos como protagonistas…

THUNDER ROAD (Born to Run, 1975)
La canción abre el mítico Born to Run. Ocupa la 86ª posición en la lista de las “500 mejores canciones de la historia” de la revista Rolling Stone. Está inspirada en una película del mismo título de Robert Mitchum. Thunder Road habla de una última oportunidad para Mary y su chico, que toman la “carretera del trueno” con las ventanillas bajadas, una carretera embrujada con los esqueletos de Chevrolets calcinados, pero que es el único camino para alcanzar la tierra prometida.

BORN TO RUN (Born to run, 1975)
Otro de los iconos de la carrera de Springsteen. La canción hace numerosas referencias a motores, espejos retrovisores, autopistas, acelerador… Porque, “cariño, desarrapados como nosotros nacimos para correr”.

RACING IN THE STREET (Darkness on the Edge of Town, 1978)
El protagonista de la canción es un Chevy del 69 que el autor y su colega modificaron y con el que se lanzaron a disputar carreras por el noroeste de los Estados Unidos. Al igual que canta en Thunder Road y Born to Run, The Boss vuelve a decir que lo más importante es la búsqueda de la libertad absoluta del individuo atrapado en ciudades y sociedades sucias y alienadas.

CADILLAC RANCH (The River, 1980)
Hasta cuatro canciones hacen referencia al mundo de las ruedas en este doble vinilo. El título hace referencia a un famoso rancho de Texas en el que diez Cadillacs semienterrados por la trompa forman uno de los paisajes más reconocidos de Estados Unidos.

STOLEN CAR (The River, 1980)
En la tristísima letra el protagonista, que acaba de pasar por un matrimonio fallido, termina robando coches con el objetivo de ser detenido aunque sólo sea para que alguien se dé cuenta de que existe.

DRIVE ALL NIGHT (del álbum The River, 1980)
En esta balada el protagonista llora la pérdida de la mujer amada y jura que conducirá toda la noche para comprarla unos zapatos, volver a sentir su ternura y, en definitiva, volver a dormir en sus brazos.

WRECK IN THE HIGHWAY (The River, 1980)
Relata cómo el protagonista es testigo de un accidente en una solitaria autopista en la que el culpable huye dejando a un hombre en el suelo. El final de la canción es un lamento del autor acerca de la novia o esposa del accidentado que, seguramente, habrán recibido la noticia de su muerte.

PINK CADILLAC (cara B del single Dancing in the Dark, 1984)
Una auténtica metáfora del acto sexual.

WORKING IN THE HIGHWAY (Born in the USA, 1984)
Otra vuelta de tuerca al tema de los coches, en una canción muy popular de Springsteen que suele estar presente en casi todos sus conciertos.

I’M ON FIRE (Born in the USA, 1984)
Si bien ni en su letra ni en su concepción tiene nada que ver con el tema automovilístico está en la lista por su videoclip en la que Bruce interpreta a un mecánico que le repara el Ford convertible a una mujer que está claramente fuera de sus posibilidades.

 

Automundo

Automundo es un portal de noticias sobre la industria automotriz, el deporte motor y la cultura fierrera. Director: Diego Durruty.

Artículos relacionados