Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Fórmula 1Post destacado

Francois Cevert: La estrella que se apagó antes de tiempo

El francés estaba destinado a convertirse en el sucesor de Jackie Stewart en el equipo Tyrrell de Fórmula 1, pero encontró la muerte en la carrera en que se lo iban a comunicar.

“Para mí siempre fue más que un compañero de equipo. Era mi hermano pequeño”. Con estas palabras el escocés Jackie Stewart recordó en su autobiografía llamada “Ganar no es suficiente” al piloto francés Francois Cevert con quien compartió el equipo Tyrrell de Fórmula 1 entre 1970 y 1973.

Francois era hijo de una familia acomodada que le auguraba futuro de pianista. Sin embargo, para él la adrenalina propia de conducir a toda velocidad fue más que las partituras. A los 16 corría en motos con la Vespa de su madre y a los 19 les ganaba a sus amigos con su propia Norton. Después de hacer el servicio militar dejó las dos ruedas de lado y se inclinó por los autos.

Francois Cevert: La estrella que se apagó antes de tiempoEn 1966, con 22, Cevert se anotó en las escuelas de pilotos de Le Mans y de Magny-Cours y en un concurso patrocinado por Shell que le otorgaba al ganador un Alpine para correr en la Fórmula 3. Estuvo entre los seleccionados y se quedó con el premio mayor.

La falta de presupuesto complicó su participación en la Fórmula 3 en 1967, pero eso cambió en la temporada siguiente. Vendió el Alpine, se compró un Tecno, logró varias victorias y se consagró campeón de la Fórmula 3 Francesa delante de Jean-Pierre Jobouille. En 1969 saltó a la Fórmula 2 como piloto del equipo Tecno y terminó tercero en el torneo. En esa época en la categoría solían correr los pilotos de Grandes Premios para mantenerse en ritmo.

En una competencia en Crystal Palace, Cevert peleó palmo a palmo con Stewart, quien a fin de ese año logró el primero de sus tres títulos en la Fórmula 1.  Stewart quedó asombrado con su pilotaje y le dijo a Ken Tyrrell, su patrón en la F.1, que lo siguiera atentamente y que le diera una oportunidad. Esa chance le llegó a mediados de 1970 cuando Tyrrell lo convocó para reemplazar a Johnny Servoz-Gavin, quien sorpresivamente había decidido retirarse.

Francois Cevert: La estrella que se apagó antes de tiempoA los 26, Francois Cevert se convirtió en piloto de la Máxima. Este muchacho muy alto, de increíbles ojos azules, pelo ensortijado y voz profunda, se hizo notar rápidamente en el paddock. No solo por su carisma, sino también por su talento detrás del volante.

“Tenía una presencia impresionante, era una de esas personas especiales a quien todo el mundo quería conocer. A su encanto natural sumaba una férrea determinación para trabajar muy duro, para aprender y convertirse en el mejor piloto que podía ser”, reconoció Stewart en su autobiografía. “Alguna gente le consideraba un play boy porque le gustaba vestir con estilo. Una vez llegó a los boxes con un abrigo de piel hasta las rodillas y un collar de peces. Pero él era mucho más que eso…”.

Cevert debutó el 21 de junio en el GP de Holanda de 1970 con un abandono. Corrió nueve carreras en aquel torneo y su mejor resultado fue el sexto lugar que logró en el GP de Italia. La experiencia cosechada en estas competencias, sumado a los sabios consejos de Stewart, se hicieron notar en 1971. Fue segundo en los GP’s de Francia y Alemania, tercero en Italia y ganó en Estados Unidos. Terminó tercero en el campeonato, aunque muy lejos de su compañero que logró su segunda corona.

Francois Cevert: La estrella que se apagó antes de tiempoEn 1972 tuvo Cevert tuvo una campaña irregular, solo visitó el podio dos veces gracias a los segundos puestos del GP de Bélgica y el de Estados Unidos. Terminó sexto en el certamen, mientras que Stewart fue subcampeón de Emerson Fittipaldi.

En 1973, finalmente, el francés brilló como nunca antes y eso se hizo notar en los resultados. Verlo en el podio fue algo normal y, además, ayudó a Stewart a conseguir su tercer cetro. Era evidente que tenía un futuro promisorio en la categoría. Stewart ya sabía que iba a ser su último año en la Fórmula 1 y lo había convencido a Ken Tyrrell de que su joven compañero fuera la nueva punta de lanza de la escudería.

Pero Francois, que no sabía de las intenciones de su compañero, ya se imaginaba en 1974 corriendo para Ferrari. Suponiendo que en Tyrrell volvería a ser el escudero de Stewart había iniciado conversaciones con la Scuderia y todo ya estaba muy avanzado.

Francois Cevert: La estrella que se apagó antes de tiempoAsí se llegó a la última fecha del calendario en Watkins Glen, escenario del Gran Premio de Estados Unidos. Aquel que Cevert había ganado dos años antes. El ambiente en Tyrrell era por demás distendido. Stewart ya había conseguido su tercer título en Italia y ahora estaba concentrado en su despedida, algo que ni siquiera su coequipier sabía.

En la semana previa a la carrera, Cevert le confesó a Stewart que estaba meditando seriamente la oferta de Enzo Ferrari. Stewart lo escuchó, pero le pidió que esperara un poco más para contestarle al Commendatore. La intención del escocés era una sola: hacer efectivo su retiro para que Ken Tyrrell lo nombrara como su sucesor.

El viejo leñador estaba tan entusiasmado con tener a Cevert como primer piloto que le pidió a Stewart que se dejase ganar, en el caso de que los dos estuviesen luchando por la victoria. El escocés lo dudó un poco, ya que su intención era retirarse con un triunfo, pero dejó las puertas abiertas a que eso pudiera suceder.

Pero antes de la carrera estaba la clasificación, en la que los dos pilotos de Tyrrell luchaban por la pole position. El lugar más crítico del circuito para los Tyrrell eran las eses; Stewart las tomaba en tercera, Cevert en cuarta y a fondo…

Francois Cevert: La estrella que se apagó antes de tiempoLo que sigue son las palabras de Stewart: “Ví a los comisarios con doble bandera amarilla, señal de que había que parar, empecé a mirar, y había restos por toda la pista, parecía un accidente aéreo, pero las piezas tenían el tamaño suficiente para ver que eran azules. Llegué al lugar del accidente y me quedé paralizado por el horror, me dí cuenta de que nada podía hacer… El Tyrrell estaba atrapado entre los restos de los guard-rails, la trompa hacia abajo y el habitáculo mirando hacia mí. Había humo y vapor por todas partes, un reguero de aceite… Y allí, todavía atrapado por el cinturón de seguridad, estaba mi compañero de equipo, mi protegido, mi amigo, mi hermano pequeño… Francois estaba muerto”.

El equipo decidió no competir al día siguiente y Stewart dio por terminada su campaña deportiva. El 6 de octubre de 1973 la estrella de Francois Cevert se apagó para siempre. Stewart perdió un amigo y la Fórmula 1 un piloto que podría haber sido un gran campeón.

 

Tags

Diego Durruty

Periodista desde 1990. Trabajó en las revistas El Gráfico, CORSA, Coequipier y SóloTC. También en los sitios SportsYa!, e-driver.com y kmcero.com. Radio en Rock & Pop y Vorterix.com. Coberturas especiales del Dakar para la agencia dpa. Columnista en Red Bull Argentina.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker