Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Fierrock

La increíble historia del BMW 507 de Elvis Presley

BMW Group Classic devolvió a su estado original un auto que perteneció al "Rey del Rock'n'Roll" y que estuvo perdido durante 50 años.

Después de dos años de arduo trabajo, BMW Group Classic, el departamento de la casa bávara que se encarga de restaurar vehículos de la marca, devolvió a su estado original al BMW 507 que perteneció a Elvis Presley y que estuvo perdido durante 50 años.

El bellísimo roadster fue conducido por el “Rey del Rock’n’Roll” mientras prestaba su servicio militar en Alemania. El auto le fue entregado el 20 de diciembre de 1958 con acabados de pintura en Blanco Pluma, un motor V8 de aluminio de 150 caballos, rines de bloqueo central, interior blanco y negro y un radio Becker México.

La increíble historia del BMW 507 de Elvis PresleyPresley usó el BMW 507, que anteriormente había sido utilizado por el piloto Hans Stuck, para conducir entre su hogar en Bad Nauheim y la Base del Ejército Estadounidense en Friedberg. Sus fans femeninas siempre lo mantuvieron estrechamente vigilado y con frecuencia embarraban la pintura del roadster con mensajes de amor pintados con labial. Estas señales de adoración para nada eran inusuales para una estrella de rock, pero eran una vergüenza para Presley como joven soldado estadounidense. Un nuevo uniforme rojo para el 507 resolvió el problema…

El auto recibió un registro del ejército estadounidense que cambiaba cada año y eso fue, en parte, la razón por la que se volvió complicada su identificación posterior. Los expertos de los archivos de BMW Group Classic sólo tuvieron la absoluta certeza sobre su procedencia cuando obtuvieron la propuesta del seguro con fecha de diciembre de 1958 que contenía el número de chasis 70079 junto con el registro del tenedor del vehículo como Elvis Aaron Presley.

En marzo 1960, Presley terminó su servicio militar en Alemania y a su regreso a Estados Unidos, el BMW descapotado fue vendido a un distribuidor Chrysler de Nueva York. Su siguiente dueño fue el presentador de radio Tommy Charles, quien lo adquirió en 4.500 dólares. Charles llevó el auto a su casa de Birmingham (Alabama) y lo preparó para competir. La principal modificación pasó por el motor ya que se le cambió el original por un Chevrolet de mayor potencia. Éste ocupó tanto espacio que se le tuvieron que acortar partes del portador del chasis delantero. Además, se le reemplazó la caja de velocidades y el eje trasero, así como los instrumentos de la cabina. Charles ganó una carrera en Daytona con el roadster radicalmente modificado antes de venderlo en el transcurso de 1963.

La increíble historia del BMW 507 de Elvis PresleySiguieron dos cambios más de propietario y el BMW 507 fue a California. El ingeniero espacial Jack Castor lo adquirió en 1968 y lo usó ocasionalmente antes de ponerlo en almacenamiento para una restauración subsecuente. Castor era un coleccionista apasionado de bicicletas históricas y con los años también reunió una impresionante colección de automóviles clásicos en Half Moon Bay, al sur de San Francisco. Participó en varios clubes de autos clásicos e indagó la historia de los vehículos que había adquirido.

Jack Castor ya había reunido un gran número de partes cuidadosamente almacenadas en cajas para la restauración planeada del roadster a su condición original. Sabía que había sido manejado por Stuck, pero desconocía que también había sido propiedad de Presley.

Se enteró de la noticia por medio de la periodista Jackie Jouret, de la revista Bimme, quien estaba rastreando el auto que el cantante había usado en Alemania. A través de Jouret, Castor tomó contacto con BMW Group Classic y las cosas comenzaron a suceder…

La increíble historia del BMW 507 de Elvis PresleyCastor le vendió el auto a BMW Group Classic, pero puso como condición que sea restaurado a su condición original. Así fue que en la primavera de 2014 el BMW 507 fue enviado a Alemania en un contenedor junto con las refacciones de la colección de Castor. La primera parada en Munich fue el Museo BMW donde se presentó el roadster ante una audiencia admiradora en la exhibición especial “El BMW 507 de Elvis – perdido y encontrado”. Entonces se inició la obra de restauración en el taller de BMW Group Classic.

El estado del auto fue causa de preocupación. Aunque las partes y otros componentes de la carrocería original estaban casi todas presentes e intactas, el roadster había perdido su motor y la caja de velocidades. El eje trasero era una “pieza reemplazada” de origen desconocido, el óxido se estaba comiendo el ensamble del piso, los asientos estaban desgastados y faltaba el panel de instrumentos.

Como se acostumbra en proyectos de esta naturaleza, la fase uno fue principalmente de índole destructiva. El vehículo fue completamente desmantelado, un proceso que, en este caso en especial, llevó una semana entera, más que los dos días que se habían planeado originalmente. Al principio, la carrocería de aluminio fue separada del ensamble del piso hecho de lámina de acero. Esta fue la única forma de conservar en lo posible la mayor parte del material original. Luego se retiró la pintura del ensamble del piso con un baño ácido y de la carrocería con un baño alcalino. El motor ya había sido retirado y se habían apartado los restos que quedaban en el interior.

La increíble historia del BMW 507 de Elvis PresleyMuchos de los componentes tenían que volverse a fabricar de la basura porque las existencias de las piezas originales para el BMW 507 se limitaron incluso al BMW Group Classic. La mano de obra tradicional al estilo de la década de 1950 se fusionó con los procedimientos de producción de alta tecnología de la era moderna.

El panel de instrumentos se fundió con base en el original. La tapicería de piel se creó de manera que concordara con precisión con el patrón mostrado en las fotografías y catálogos antiguos. Cuando se reconstruyeron los asientos, se demostró que era posible usar la subestructura de acero original para los asientos después de que se retiró con cuidado todo el óxido. Luego se colocó un tapete de coco engomado sobre los resortes de acero. Este material natural ya se había usado en la década de 1950 para la producción en serie del BMW 507, junto con las capas de fieltro y lino sobrepuestas para hacer que los asientos fueran lo más cómodos posible.

La increíble historia del BMW 507 de Elvis PresleyLas bobinadoras de las ventanas y las manijas de las puertas se volvieron a fabricar por anticipado, mediante un proceso avanzado de impresión moderna en 3D con base en las dimensiones originales. Después de producir un conjunto de datos digitales mediante una exploración tridimensional de la parte original, se generó un fax con la ayuda de la fabricación de aditivos y espejos terminados posteriormente. En contraste, el sello de goma para la cubierta del tanque se volvió a producir con un procedimiento de fabricación convencional. Debido a que este componente, como muchos otros del BMW 507, había sido presa de los estragos del tiempo, se produjo una pequeña serie. Esto significó que los usuarios del roadster ahora pueden encontrar esta refacción en la tienda de partes de BMW Group Classic.

El motor para el BMW 507 de Elvis fue completamente reconstruido de refacciones. El motor V8 de 3.2 litros fue reacondicionado con precisión de conformidad con las especificaciones originales del 507, pero no se le dio un número de motor debido al uso inevitable de componentes antiguos y nuevos. El portador del chasis delantero, que se había cortado en una primera etapa, también se tuvo que volver a producir con su geometría original e integrarse en el ensamble del piso. El listón para clavar de madera para fijar en su lugar la parte superior suave también se volvió a producir usando materiales y métodos de procesamiento para ajustarse a la década de 1950.

La increíble historia del BMW 507 de Elvis PresleyEl BMW 507 también recuperó el Blanco Pluma. Para el primer recubrimiento, el relleno y el recubrimiento superior se usó un procedimiento que corresponde a la tecnología de hace unos 60 años. Esto permitió evitar el excesivo brillo de color que hoy en día se considera deseable, pero inapropiado para autos clásicos.

Jack Castor nunca pudo ver le auto terminado ya que falleció a los 77 años en noviembre de 2014. Sin embargo, su deseo se hizo realizada gracias al BMW Group Classic y hoy todo el mundo puede disfrutar de aquel BMW 507 tal cual lo vio por primera vez el “Rey del Rock’n’Roll”.

Tags

Diego Durruty

Periodista desde 1990. Trabajó en las revistas El Gráfico, CORSA, Coequipier y SóloTC. También en los sitios SportsYa!, e-driver.com y kmcero.com. Radio en Rock & Pop y Vorterix.com. Coberturas especiales del Dakar para la agencia dpa. Columnista en Red Bull Argentina.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker